Cuidado de los dientes de los perros

Cuidar los dientes de tu perro es muy importante para ayudar a mantener su salud. Los perros usan su boca y sus dientes para todo: muerden, mastican, agarran sus juguetes… y, en consecuencia, se encuentran expuestos a la entrada de patógenos y al deterioro de tan valiosa y versátil herramienta.

dentadura

Desde que son cachorros, hemos de preocuparnos del cuidado de encías y dientes pues así evitaremos que a una edad más avanzada, aparezcan complicaciones como el sarro, la gingivitis o incluso la pérdida de piezas dentales.

perro

Los problemas en la boca son frecuentes en el perro, en especial en razas de pequeño tamaño como caniche, pequinés o yorkshire.

perro

Muchas veces, la especial predisposición de un animal a padecer dolencias de este tipo radica en una incorrecta distribución odontológica. Es por esto que las visitas veterinarias periódicas realizadas durante la etapa de crecimiento de un cachorro deben incluir una revisión de encías, dientes.

Una vez el perro cuente con su dentadura definitiva, hemos de preocuparnos de que la mantenga lo más fuerte y sana posible. Para ello nos fundaremos en un pilar fundamental: la alimentación.

perro comida

El pienso seco de buena calidad es la mejor opción para el cuidado de los dientes. Las croquetas grandes, duras y difíciles de desmenuzar ejercen una acción mecánica sobre las piezas dentales que las mantiene fuertes. Además, deja menor cantidad de residuos entre los dientes impidiendo la proliferación de placa bacteriana.

perro comida

El sarro se desarrolla por calcificación o cementación de la placa y comienza a asentarse cerca de las encías para, desde allí, extenderse a lo largo de todo el diente. Puede identificarse por un color marrón o amarillento y por los síntomas que causa: mal aliento, gingivitis, sangrado, inflamación y retraimiento de las encías e, incluso, pérdida de dientes e infecciones generalizadas.

Deberemos evitar la comida húmeda como única fuente de alimentación y restringiremos la ingesta tanto de carbohidratos como de dulces o golosinas en general. Para ayudar a prevenir la cementación del sarro podemos recurrir a piensos enriquecidos con pirofosfatos, unas sales que secuestran el calcio y no permiten que se combine con la placa.

A partir de los 6 u 8 meses, también podemos suministrar a nuestra mascota huesos para que, al roerlos, se arrastre la suciedad de los dientes y se produzca una especie de cepillado natural de los mismos. Las costillas de cerdo o los huesos de pollo resultan demasiado blandos para la fuerte mordida de un perro y pueden astillarse provocando daños en la boca o asfixia.

Aún cuando mantengas en buen estado la salud dental de tu perro, llegará un momento en que necesite una limpieza dental. Esta limpieza es similar a la que realizan los dentistas a las personas, pero tu perro deberá estar anestesiado.

dientes

Si el problema está muy avanzado, tu veterinario sugerirá tratamientos más agresivos que incluyen el saneamiento de las encías, la eliminación del sarro mediante ultrasonidos y la toma de antibióticos para atajar las infecciones bucales.

cepillado

Cuidar la boca de nuestro perro desde cachorro nos ayudará a mantener sus dientes y encías sanos hasta su vejez. Y a SONREIR AMIGOS!

perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>