Los perros NO son juguetes de Navidad

La llegada de las fiestas de Navidad y de los regalos de temporada hace que las ventas y las adopciones de mascotas se disparen.

perro navidad

Esta tendencia crea incertidumbre en los centros de acogida de animales, que ven cómo parte de esos perros serán más tarde recogidos de las calles, a lo largo del año.

Por ello se pide que, ante una decisión como la de regalar un animal, se piensen y se valoren todos los pros y contras. Y es que, según los centros de acogida de animales, muchos de los abandonos que se ven obligados a atender fueron en su origen un «bonito regalo navideño», una ilusión que dejó de ser una novedad, se convirtió en un estorbo y acabó siendo un animal abandonado a su suerte en cualquier calle o carretera.

En esta Navidad muchos se van a lucrar con la compra venta de mascotas. Se estima que más de 250.000 animales serán regalados durante estas Navidades en España. Y de estos animales, más de 100.000 perros serán abandonados, principalmente durante su primer año de vida.

El número va en aumento debido a la crisis. Las perreras y las protectoras no dan abasto y están haciendo llamamientos desesperados.

Piénsenlo antes de regalar una mascota.

Dulces y la diabetes en los perros

La diabetes canina es una enfermedad rodeada de fabulas debido al desconocimiento de los mecanismos bioquímicos exactos que provocan la aparición de esta patología.

Los perros y las personas tenemos gustos muy parecidos. Pues así como hacemos nosotros, ellos buscan dulces y no se preocupan en saber qué efectos tendrán éstos en su organismo.

perro galletas

En primer lugar, debe quedar claro que la ingesta de dulces no provoca la aparición de la diabetes en el perro.

perro helado

La diabetes se desarrolla cuando se da alguna de estas circunstancias:

• Daño pancreático debido a infecciones o de origen autoinmune.

• En las hembras, tras el celo, los ovarios producen progesterona y ésta a su vez estimula la producción de hormona del crecimiento. Recientes estudios señalan que esta hormona del crecimiento es capaz de inhibir la insulina dándose un aumento de azúcar en sangre.

• La presencia de cortisol que se debe, en muchos casos, a la existencia de una patología previa como la enfermedad de Cushing.

• Sobrepeso y obesidad.

La diabetes es, tanto para el perro como para su dueño, una enfermedad dura de sobrellevar, pues se hace necesario seguir un tratamiento de insulina intramuscular y establecer un estricto horario de comidas e inyecciones, además de vigilar estrictamente la dieta que suministramos al animal.

La dieta deberá ser baja en grasas, alta en fibra y mantener un buen equilibrio de nutrientes para asegurar el bienestar del perro y evitar que pueda aumentar excesivamente de peso. Una vez diagnosticada la enfermedad, los dulces están prohibidos.

perro choco

Los principales síntomas, para detectar que nuestra mascota sufre esta enfermedad, son:

• Incontinencia urinaria y mayor micción.

• Hambre constante y voraz.

Visto queda que no existe relación directa entre los dulces y la diabetes pero, no obstante, un exceso de azúcar tampoco beneficia en nada al animal. Caso distinto es el del chocolate.

perro choco

Este sí es un alimento prohibido para el perro. El chocolate es tratado de las semillas amargas del árbol de cacao, que contiene una serie de compuestos conocidos como methylxanthines. Esta clase de sustancias incluye cafeína y sustancias químicas relacionadas a la theobromine que puede conducir a vómitos o diarrea en perros.

Estos componentes químicos del chocolate pueden hacer que el corazón de un perro lata hasta dos veces más de lo normal. Nunca hay que permitir que el perro coma chocolate pero aún menos chocolate negro: entre 6 y 17 gramos de chocolate de este tipo por kilogramo de peso del animal resultan letales.

perro tarta

Se comercializan infinidad de golosinas para perros, que cuentan con la ventaja de ser bajas en calorías y azúcares y pueden incluso ser útiles para el fortalecimiento y limpieza de la dentadura.

perro galletas

No todo lo que es bueno para nosotros lo es también para nuestras mascotas. Muchas veces compartimos lo que comemos, ignorando las graves consecuencias que esto puede ocasionarles.